Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

 
 
EL VIEJO CONTINENTE

Una Semana Santa Europea en París, Bruselas, Florencia, Atenas o Lisboa

El continente europeo ofrece multitud de posibilidades para disfrutar de este descanso primaveral. Estas ciudades, que cuentan con gran atractivo durante todo el año, son especialmente agradables en estas fechas.
 
No solo de procesiones y torrijas vive el hombre en Semana Santa, por ello muchos viajeros aprovechan estas vacaciones para salir de España y visitar Europa. Algunas ciudades del viejo continente que no te puedes perder son París, Atenas, Bruselas, Roma y Florencia.

Huevos de pascua y la Mona Lisa en París


La belleza que irradia París podría colocarla como la ciudad más bonita del mundo, más aún en primavera, cuando el frío comienza a alejarse y el calor no es agobiante. En París solo se consideran días festivos el Domingo de Resurrección y el Lunes de Pascua, por lo que la urbe continúa con su actividad habitual salvo esos días, con la excepción de contemplar fastuosos huevos de pascua de chocolate que adornan muchos escaparates de París.

Una Semana Santa Europea en París, Bruselas, Florencia, Atenas o Lisboa

El viajero que visite la capital de Francia no puede eludir sus monumentos más preciados como la Torre Eiffel, Notre Dame y la Basílica de Le Sacre Coeur, así como pasear por los Campos Elíseos y dejarse empapar por la frescura y elegancia de los Jardines de Luxemburgo. Si se quiere redondear la visita nada mejor que conocer el Museo del Louvre para admirar, entre otras muchas obras, la Mona Lisa.

Bruselas, medievo y modernidad


Un poco más al norte se encuentra Bruselas, capital de Bélgica y también capital política de Europa. Pero la ciudad es mucho más que una urbe atestada de funcionarios europeos, es un hermoso enclave flamenco cuya visita debería ser obligada para cualquier viajero que se precie. La Semana Santa es un momento ideal para conocerla y dejarse embelesar por este lugar a caballo entre su pasado medieval y una arquitectura moderna pujante que han propiciado que Bruselas sea una de las urbes más bonitas del viejo continente.

Una Semana Santa Europea en París, Bruselas, Florencia, Atenas o Lisboa

Algunos de los lugares imprescindibles son la Catedral, recientemente rehabilitada y la Iglesia Nôtre-Dame du Sablón, templo gótico que cuenta con unas impresionantes vidrieras. Tampoco pueden obviarse la mítica estatuilla del Mannekin-Pis, la Grand Place, corazón de Bruselas, el Palacio Real y el Atomium.

El 'Síndrome de Stendhal' ataca de nuevo en Florencia


Visitar Italia en Semana Santa y más aún cuando cae a finales de abril es todo un acierto. El frío del invierno y el agobiante calor veraniego se esfuman para que así el viajero pueda disfrutar de su arte y sus paisajes en todo su esplendor. Una de las ciudades más recomendables para conocer es Florencia. La monumentalidad que la envuelve continúa provocando el famoso 'Síndrome de Stendhal', enfermedad psicosomática que sufrió este escritor tras contemplar la Basílica de la Santa Cruz de Florencia.

Una Semana Santa Europea en París, Bruselas, Florencia, Atenas o Lisboa

La belleza de Florencia no tiene límites. Por ello se deben admirar algunos de sus máximos exponentes como el Duomo, la Galería de los Uffizi, la Academia, el Ponte Vecchio sobre el río Arno, el Palazzo Vecchio y la Plaza Michelangelo, desde donde se pueden obtener unas impagables vistas de la ciudad.

El resurgir de Atenas


Continuando con el sur de Europa, no se puede dejar pasar la ocasión de acercarse a Atenas. El intenso calor que invade Grecia durante el verano es mucho más suave en esta época del año, por lo que no hay mejor fecha que Semana Santa para dejarse caer por la ciudad natal de la Reina Sofía.

Una Semana Santa Europea en París, Bruselas, Florencia, Atenas o Lisboa

Pese a que la urbe gozaba de mala imagen debido a la suciedad de sus calles y su desmedido tráfico, actualmente la capital helena no es ni la sombra de lo que era y se exhibe con orgullo, sobre todo desde los brillantes Juegos Olímpicos que organizó Atenas en 2004. De obligatoria visita son tanto el Acrópolis, símbolo de la ciudad, como el edificio del Parlamento, el Templo de Zeus, el Agora y el Puerto del Pireo.

Placeres en Lisboa


Si lo que se desea es salir de España pero no irse muy lejos, nada mejor que Lisboa para hacerlo. La primavera en la capital lusa ofrece al viajero los jardines de la ciudad en flor y la posibilidad de hacer paseos a pie a una temperatura ideal, siempre teniendo presente que las interminables cuestas que dotan de personalidad a la urbe pueden ser un pequeño calvario para el visitante.

Una Semana Santa Europea en París, Bruselas, Florencia, Atenas o Lisboa

Entre los lugares que no puedes dejar de visitar son el Castillo de San Jorge, primera residencia de la Familia Real Portuguesa, el Monasterio de Los Jerónimos, el Monumento a los Descubrimientos, la Iglesia de São Vicente de Fora y cualquiera de los miradores que pueblan la ciudad y que ofrecen una sensacional y placentera vista de Lisboa y del estuario del Tajo.
Guillermo Álvarez Corrales | 07 de Abril de 2011