Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

 
 
Contenido patrocinado
EN CARRETERA

6 rutas en coche para viajar por España en Semana Santa

Se acerca la Semana Santa y, con ella, la oportunidad de cogerse unos días libres de vacaciones para pasarlos viajando.
 
Se acerca la Semana Santa y, con ella, la oportunidad de cogerse unos días libres de vacaciones para pasarlos viajando. Se trata de unas fiestas donde aprovechamos para visitar otros lugares de España, ya sea para conocer las celebraciones más emblemáticas de la Semana Santa, o, al contrario, para perdernos lejos de las aglomeraciones de gente. Para todas estas opciones, os proponemos una serie de planes de carretera para conocer España, a nuestro aire, cogiendo el coche, haciendo kilómetros y visitando distintos pueblos.

Antes de iniciar estas largas rutas en coche, debemos de ser precavidos y asegurarnos de que tendremos un viaje completamente seguro. Para ello revisaremos bien el estado del vehículo: los neumáticos, el nivel de aceite, asegurarnos de llevar todo material de seguridad necesario, y también debemos contar con un seguro de automóvil que nos proteja ante cualquier imprevisto, haz click aquí para descubrir lo que te ofrece la Mutua Madrileña.

Ruta de la Vía de la Plata

Ruta de la Vía de la Plata


1. Ruta de la Vía de la Plata


La ruta de la Vía de la Plata une Gijón y Sevilla pasando por Castilla y León y Extremadura. Desde su origen en el siglo I d.C con los romanos, esta columna vertebral del occidente español ha sido de referencia durante siglos, y continúa siéndolo hoy en día. Es una ruta larga, que según nuestro tiempo disponible e intereses, la podemos planificar de mil maneras.

De norte a sur o de sur a norte, la ruta de la Vía de la Plata nos enseñará muy diversos lugares del territorio español, su variedad la convierte en una opción para quienes no se deciden entre zonas verdes o más áridas, pues tendremos de todo. Los puebloa que abarca son los siguientes, aunque también podemos desviarnos un poco y aprovechar para visitar algún pueblo cercano: Gijón, Llanera, Ribera de Arriba, Morcín, Riosa, Mieres, Aller y Lena (Asturias); La Pola de Gordón, León, La Bañeza, Benavente, Zamora y Béjar (Castilla y León); Baños de Montemayor, Hervás, Plasencia, Casar de Cáceres, Calzadilla de los Barros, Fuente de Cantos y Montemolín (Extremadura); Carmona y Sevilla (Andalucía). Sin embargo, son paradas recomendables Astorga y Mérida, los puntos de unión originales, grandes testigos de la historia antigua.

El lugar de llegada, Sevilla, es indudablemente perfecto si queremos vivir la Semana Santa en su esplendor, así como muchas ciudades de Castilla y León, como es Zamora. Al tratarse de una ruta tan extensa, no podremos pararnos en todos los lugares que quisiéramos, pero sí que podemos adaptarla a nuestro gusto.

Camino de la Lengua Castellana

Camino de la Lengua Castellana


2. Camino de la Lengua Castellana


Estas fiestas tan arraigadas a la cultura española pueden ser aprovechadas para conocer otra faceta de la misma, la historia de la lengua castellana. Esta ruta nos llevará desde La Rioja hasta Alcalá de Henares, pero dando un especial rodeo por Burgos, Valladolid, Salamanca y Ávila, visitando los orígenes y zonas de expansión del idioma castellano.

La ruta comienza en San Millán de la Cogolla (La Rioja), donde en los monasterios de Yuso y Suso se escribieron los primeros textos en castellano: las Glosas Emilianenses. De Santo Domingo de Silos (Burgos) proviene el siguiente testimonio en castellano que hemos conocido en la historia, las Glosas SIlenses. En las universidades de Valladolid y Salamanca se plasmaron centenares de textos que aún conocemos hoy en día, concretamente en la Universidad de Salamanca escribió Antonio de Nebrija el primer libro de Gramática de la Lengua Española. En Ávila recordaremos a Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, dos de los más grandes autores de la literatura española, y, finalmente, se visita Alcalá de Henares, donde nacía el máximo exponente de la escritura en castellano: Miguel de Cervantes, autor de Don Quijote de la Mancha.

Desde la Fundación Camino de la Lengua Castellana podemos obtener toda la información necesaria para hacer por nuestra cuenta este recorrido cultural.

Ruta de Don quijote

Ruta de Don quijote


3. Ruta de Don quijote


Otra opción turística a la vez que cultural es la llamada Ruta de Don Quijote, que sigue las aventuras del hidalgo por los diferentes pueblos donde se fueron sucediendo sus andanzas. Dividida en 10 itinerarios, la ruta abarca más de 2000 km y 148 pueblos de Castilla La Mancha. Todos y cada uno de estos itinerarios tienen su magia y encanto propios, pero tendremos que elegir cuál o cuáles hacer. Podemos optar por seguir el orden de la obra y hacer la primera: De Toledo a San Clemente por El Toboso y Belmonte. Además de conocer una ciudad tan emblemática como Toledo, recordaremos a la amada de Don Quijote de la Mancha, Dulcinea del Toboso. En ella tendremos la oportunidad de ver los famosos molinos de viento, y podemos disfrutar de ellos también en la séptima ruta, del Campo de Criptana a Tomelloso. En este itinerario también tendremos la oportunidad de conocer el castillo de Argamasilla de Alba o el parque natural de las Lagunas de Ruidera.

En la ruta de Esquivias a Illescas y Carranque podremos conocer la mismísima casa donde vivió Miguel de Cervantes. También podremos ver obras de El Greco en el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, en Illescas, o el parque arqueológico de Carranque.

Ruta por Almería: Desierto y mar

Ruta por Almería: Desierto y mar


4. Ruta por Almería: Desierto y mar


La Semana Santa es una fecha adecuada para visitar las zonas más cálidas de la península, antes de que el verano aparezca y el sol se muestre en su máximo esplendor. Una de las opciones que os sugerimos es una ruta en coche por algunos de los lugares más emblemáticos de esta provincia, de gran importancia también para el resto del país..

El primer tramo comenzaría en Mojácar, un pueblo que nos impresionará a primer golpe de vista con sus casas blancas. De ahí seguiríamos bajando para adentrarnos en la ruta del Parque Natural de Cabo de Gata, que no nos dejará sin sorpresas. La costa del Cabo de Gata también se ha denominado históricamente la Costa de los Piratas, debido a las numerosas incursiones piratas que los pueblos de la zona sufrieron en el pasado. Los Escullos, La Isleta del Moro, Mirador de la Amatista, Rodalquilar o Las Negras son algunos de los pueblos que conforman esta ruta de 20 kilómetros, con 2,5 km adicionales sin acceso en coche a la famosa cala de San Pedro.

Después podemos visitar una de las zonas que todo visitante en Almería desea con mucha ansia: el desierto de las Tabernas. El único desierto de Europa, cuna de innumerables producciones de Hollywood como son las emblemáticas películas western, aunque hoy en día sigue siendo referencia para algunos directores. Después, tenemos La Alcazaba, el yacimiento prehistórico de Los Millares o las cuevas de Sorbas como lugares que podemos visitar para completar nuestro viaje en coche.

El norte de España

El norte de España


5. Conociendo el norte de España


Las comunidades autónomas del norte de España son un gran destino para el verano para todo aquel que busque un clima más suave y llevadero que el abrasador calor de otras zonas. Sin embargo, en Semana Santa no se asegura el buen tiempo ni el calor, pero ese típico cielo nublado resulta de una belleza enorme en estos paisajes verdes y no lo debemos desaprovechar.

Si queremos pararnos en muchos pueblos concretos, podemos acortar la ruta a una o dos provincias, pero también podemos atravesar de una vez todo lo que va desde Galicia hasta País Vasco, pasando por Asturias y Cantabria. Miraremos lugares estratégicos para pararnos, y las opciones son muy numerosas: Vigo, Las Rias Baixas, Santiago de Compostela, A Coruña, Lugo, Gijón, Oviedo, Ribadesella, Covadonga, Llanes, Torrelavega, Santillana, Santander, Bilbao, Gernika y Donostia/San Sebastián y, por supuesto, los pueblos de alrededor, llenos de una magia y un encanto propios.
Las grandes extensiones naturales del norte de España son dignas de admirar, tenemos desde impresionantes parques naturales como el de los Picos de Europa o Somiedo, en Asturias, las cuevas de Cantabria, como el Soplao, el Castillo o la réplica de Altamira. En Viveiro (Lugo) se encuentra el bosque Souto da Retorta, donde podemos conocer O Avó Chavín (El Abuelo de Chavín), el árbol más alto de España y eucalipto más alto de Europa, de 67 metros de altura. Si nos centramos en Euskadi, podemos dedicar un día a ejercitar las piernas subiendo los 231 escalones que llevan hacia la capilla de San Juan de Gaztelugatxe, que se se encuentra en una pequeña península de la costa de Vizcaya.

Girona y la Costa Brava

Girona y la Costa Brava


6. Girona y la Costa Brava


La Costa Brava es uno de los lugares de mayor atracción turística de la península, así que podemos aprovechar estas fiestas para conocer la costa de Girona. Podemos comenzar en Blanes y conocer su jardín botánico, continuar por una villa de referencia en esta ruta, Tossa del Mar, rodeada por una antigua fortaleza del siglo XII; después Calella de palafrugell; Begur, con unas calas únicas; los pueblos medievales de Pals y Peratallada; La Bisbal d'Empordà, donde podemos visitar su castillo, el Poblado Ibérico de Ullastret, las ruinas de Ampurias; Ampuria Brava, Cadaqués, y el impresionante Monasterio de San Pere de Rodes, originario del siglo X, en Puerto de la Selva. Un poco más arriba, si tenemos tiempo, tenemos el Parque Natural del Cap de Creus, donde podemos disfrutar de unos atardeceres preciosos.Para los que menos conozcan la costa catalana, también existe la opción de comenzar la ruta en el Cap de Creus, más al norte, e ir bajando para ir bajando para terminar en Barcelona.

Aprovechando que es Semana Santa, si queremos ver una nueva interpretación de la fiesta, sugerimos planificar el viaje para acudir en Jueves Santo a la localidad de Vergés y conocer una celebración que data de la Edad Media: La Dansa de la Mort (Danza de la Muerte). De noche, y con la luz de las antorchas, tres adultos y dos niños bailan una danza al ritmo de tambores vestidos de esqueletos, para recordarnos la caducidad de la vida terrenal. Una experiencia absolutamente sorprendente que no debemos dejar pasar.
Redacción | 12 de Marzo de 2015