Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

 
 
TURISMO DE LAS ESTRELLAS

La Palma, de sus playas de arena negra a su privilegiado escaparate de las estrellas

Los acantilados de sus playas, los senderos que la recorren de norte a sur y su naturaleza única son los acompañantes ideales de una isla que se ha sabido vender como el lugar idóneo para el 'turismo de las estrellas'.
 

Desde 1988 La Palma cuenta con una 'Ley de cielos' que ha permitido reducir la contaminación lumínica y convertir su bóveda celeste en un escaparate inigualable de las estrellas. Algunos de los observatorios astrofísicos más importantes del mundo han encontrado su base en El Roque de los Muchachos, su cumbre más alta a más de 2400 metros de altura, donde se puede encontrar un mirador unico del cielo nocturno. Además, la situación de algunas de sus mejores playas, alejadas de núcleos de población, permite disfrutar de parajes naturales casi vírgenes.

Diferenciándose por completo de las paradisiacas calas blancas de Lanzarote o Fuerteventura, la costa conquista por sus arenas negras, los acantilados plagados de vegetación, y las profundas y cristalinas aguas de su litoral. Un turismo costero poco convencional, pero más exótico si cabe. Playas como la de 'Nogales', en el municipio de Puntallana, que se rodea de impresionantes acantilados verdes de donde aflora la vegetación, y, a pesar de la peligrosidad de adentrarse demasiado en su marea, permite bañarse sobre un lecho de gruesa arena negra.


Dignos de mención son también los numerosos 'puertos' de su costa noroeste. Lugares dónde las rocas han formado bahías y piscinas naturales, donde en verano los pescadores locales atracan sus barcas dejando estampas únicas. Si el estado de la mar es bueno, lugares como El Porís, en Tijarafe, Lomada Grande, en Garafía, o el Puerto de Puntagorda, ofrecen una experiencia totalmente distinta permitiendo el baño en sus profundos entrantes de mar rodeados de grandes riscos casi perpendiculares.

Isla para senderistas


Una costa para quien busque una experiencia diferente junto al mar que se une a la gran riqueza natural que se expande por toda la isla, y que se puede disfrutar a través de sus numerosos caminos. La red de senderos de La Palma recorre su superficie en un entramado de rutas que conectan prácticamente todos los puntos de interés turístico, y que van desde cortos recorridos que se pueden realizar en una o pocas horas hasta largas rutas para realizar a lo largo de todo un día (o incluso varios).

Las grandes altitudes de la isla, que la convierten en la más escarpada del mundo respecto a su área, permiten disfrutar en la zona noroeste de puestas de sol que sorprenden por sus numerosos tonos de color. Además los paisajes que no terminan con la caída de la luz solar, algo que en los últimos años se han esforzado en defender los responsables turísticos de Canarias.


Un cielo reconocido internacionalmente


La Palma se ha convertido en destino 'starlight', una iniciativa que se concibe como una campaña internacional en defensa de los cielos nocturnos y las posibilidades de observación de las estrellas que esto permite. Destaca también la condición de reserva de la biosfera, una protección del entorno natural, que unida a la escasa contaminación lumínica de la isla, posibilita que, alejándose de los núcleos urbanos, la mirada hacia el cielo sea óptima.

El parque astrofísico del Roque de los Muchachos, donde se encuentran observatorios de importancia mundial, se convierte así en un punto clave para el amante de las estrellas. Enmarcado en las cumbres más altas, al caer la noche se convierte en uno de los lugares ideales para la observación estelar. Además ofrece una inigualable visión de los atardeceres isleños desde los más de 2400 metros de altura a los que se encuentra.


Todos estos recursos se han unido en eventos como la 'transvulcania', considerada la tercera ultramaraton más importante del mundo, o los encuentros de senderistas. Que han combinado los senderos, la naturaleza, y los paisajes nocturnos, para crear experiencias diferenciadas, buscando nuevas posibilidades turísticas a las que ya ofrecen el resto de las islas canarias.
B. Iru Pérez Cabrera | 19 de Abril de 2013