Usuario:

Contraseña:

 
 
BARATOS... Y PEQUEÑOS

Hoteles low cost: la nueva moda de hoteles baratos tras la estela de las aerolíneas

Viajar barato es una realidad cada vez más buscada. Tras las vuelos baratos, llegan los hoteles que optimizan el precio al máximo.
 
Nadie puede negar el boom de las aerolíneas low cost en Europa en los últimos años. Compañías como Easyjet o Ryanair han potenciado los viajes a bajo precio como nunca antes se había hecho, provocando un terremoto en las compañías aéreas tradicionales.

Los vuelos baratos han dado lugar al nacimiento de un nuevo tipo de turista: casi todos los viajes son para escapadas cortas, a las que se va con poco equipaje y con un presupuesto muy ajustado.

Tras el boom de las aerolíneas, llegan ahora los hoteles low cost, que intentan atraer a este nuevo tipo de viajero, que realiza estancias cortas, sin maletas, que apenas para en el hotel para dormir y que busca un sitio lo más barato y céntrico posible para no perder el tiempo con desplazamientos.

easyHotels, tras la estela de la aerolínea


Una de las empresas que más éxito está teniendo es easyHotels, franquicia de la aerolínea easyJet. easyHotels funciona exactamente igual que las compañías aéreas low cost: precios muy bajos y la necesidad de pagar por cualquier extra. La mayoría de sus hoteles están lo suficientemente cerca del centro para no perder demasiado tiempo en los desplazamientos pero a la vez lo suficientemente lejos para que los precios sean asequibles.

easyHotels, hoteles baratos y pequeños

Con habitaciones en Londres, Amsterdam, Berlín o Budapest y un precio que ronda los 30 euros por noche, el tamaño de cada habitación es mínimo, así que no intentes viajar con una maleta grande porque directamente no cabe. El espacio es tan reducido que en alguno de ellos el baño y la ducha están integrados.

En easyHotels todo lleva un extra: ver la tele de la habitación cuesta unos 5€ por día, el servicio de habitaciones (10 euros al día), internet (entre 3 y 6 euros al día), las toallas extra (1 euro) e incluso que nos guarden las maletas unas horas al abandonar el hotel (unos 3 euros). Es el lugar ideal para permanecer un fin de semana sin low cost si no necesitas que te limpien la habitación y apenas vas a pasar tiempo en ella.

Yotel, combinando aquitectura con tecnología


Yotel es otra de las cadenas low cost que más están dando que hablar últimamente. Inspirada en los famosos hoteles cápsula de Japón, la empresa aúna tecnología con un diseño arquitectónico estudiado al detalle para ofrecer todo lo posible al menor precio.

El robot de Yotel guarda las maletas sin empleados

Hasta ahora únicamente presentes en los aeropuertos, la cadena ha inaugurado recientemente su primer hotel urbano en Nueva York. Ahorrando costes en personal, el cliente realiza él mismo el check-in y check-out en unos puestos informáticos como los de las aerolíneas. Si necesitas guardar tu maleta en el hotel no avises al botones porque no hay: utiliza el primer y único robot automático que guardará tus maletas él solo.

Las habitaciones están diseñadas por arquitectos de aeronaves, y otimizan el espacio igual que un avión. Internet gratis, camas que se pliegan solas para dejar espacio o literas en habitaciones dobles para optimizar el espacio al máximo. Todo con un diseño futurista y el uso de LED que eliminan el toque el claustrofóbico de una habitación de este tipo.

A por un público joven, urbano e internauta


Además de easyHotels o Yotel podemos destacar nuevas franquicias como Citizen M, Alt Hotel o Pod Hotel. Todas ellas comparten la misma filosofía y el mismo público objetivo: el internauta joven y techie, que viaja pegado a sus gadgets y para el que internet es fundamental. Este nuevo viajero busca hoteles cómodos donde es más importante una buena cama que amenities innecesarias y que ofrezcan tarifas baratas y transparentes, detalladas en sus páginas web.

Habitaciones en dos niveles en Yotel

Los tiempos están cambiando y la explosión de los smartphones y tabletas hacen que las prioridades de los consumidores cambien. Una reciente encuesta indicaba que el servicio que más valoraban los clientes en un hotel era la conexión WiFi gratuita, por encima de otros servicios como las cafeteras o las botellas de agua.

Sólo el tiempo dirá si este nuevo tipo de hoteles acaba repitiendo el boom de los vuelos low cost. Pero el éxito inicial revela que hay que tenerlos muy en cuenta.
Juan Marcos | 01 de Febrero de 2013