Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

 
 
TURISMO INTERIOR

Escapadas para disfrutar de un otoño mágico en Extremadura

Propuestas para todos los gustos en el otoño extremeño, desde música hasta degustaciones gastronómicas, pasando por el folclore o el contacto con la naturaleza.
 
Quizás el otoño sea uno de los momentos idóneos para visitar Extremadura. Una región donde el clima continental se hace notar con altas y bajas temperaturas en verano e invierno. Sin embargo el otoño regala colores, experiencias y postales que sólo en Extremadura podemos disfrutar.

Garganta de los infiernos

Garganta de los infiernos

Avanza el otoño y se va acercando cada vez más el invierno, y la naturaleza extremeña revela uno de sus momentos más espectaculares del año. Valles y bosques de la región se tiñen de infinidad de tonos amarillos, rojizos y ocres e invitan a ser recorridos aprovechando las suaves temperaturas de esta época del año. Una época cargada, además, de citas culturales, gastronómicas y de ocio.

Los amantes de la naturaleza pueden decantarse por una propuesta rural como las que ofrecen el Otoño Mágico del Ambroz y la Otoñada del Valle del Jerte, lugares en lo que especialmente el otoño se hace notar en los valles y bosques. El valle cacereño de Ambroz celebra la XVI edición de un festival que incluye degustaciones gastronómicas; jornadas micológicas (charlas y salidas organizadas para recoger setas); marchas senderistas por los pueblos y los caminos del valle; espectáculos de magia; rutas en bicicleta y otras actividades, como la Fiesta de la Trashumancia, el Festival Rock, un rally fotográfico y el mercado de otoño.

En el mes de diciembre, el Valle del Jerte bulle con las actividades incluidas en su programa de La Otoñada. Destacan las Jornadas Gastronómicas Pastoriles y el Festival de Folclore en la localidad de Valdeastilllas (15 de Diciembre) además de la II Semana de la Reserva Natural, dedicada a la divulgación y conservación de la famosa Garganta de los Infiernos.

Castaños del Temblar, en Segura de Toro (Valle del Ambroz)

Castaños del Temblar, en Segura de Toro (Valle del Ambroz)


Quienes prefieran poner el acento en la gastronomía en un entorno urbano pueden decantarse por una ruta del tapeo en el casco antiguo de Badajoz, una ciudad que promociona su variedad y calidad gastronómica y cultural. La Alcazaba, el casco histórico o el Puente de las Palmas son parada obligada de la capital pacense.

Avistamiento de grullas


Durante los meses de noviembre y diciembre la localidad de Navalvillar de Pela, en Badajoz, se viste de fiesta para homenajear a la grulla. Una bella especie que vuela, cada año, más de 4.000 kilómetros para pasar el invierno en Extremadura. El abundante alimento, unido a las numerosas zonas húmedas que sirven de refugio y las temperaturas moderadas del invierno extremeño, proporciona a estas aves –se calcula que unos 80.000 individuos anualmente- un hábitat óptimo para pasar los meses invernales. El pueblo oferta rutas guiadas para el avistamiento de las aves así como rutas de senderismo por el parque y su hábitat.

Alcazaba de Badajoz

Alcazaba de Badajoz


Teatro y música en el Otoño escénico


El otoño es, en Extremadura, tiempo de teatro, de música y de cine. Así lo muestran las numerosas citas de la agenda. El 6 de diciembre el Grupo de Arte Flamenco Raquel Cantero actuará en Acehúche y el 7 de diciembre en la localidad cacereña de Cuacos de Yuste actuarán Gene García y The Moochers. Además el Otoño Escénico extremeño lo cerrarán dos obras, una en Abertura con el concierto de Tango del Sur mientras que en el pueblo de Santa Cruz de Paniagua, Antonio Luis Suárez ofrecerá un concierto de piano.
Alejandro Iriarte | 04 de Diciembre de 2013