Usuario:

Contraseña:

 
 
MEGA ESTRUCTURAS

Dubai, Abu Dabi y Estambul: los mega aeropuertos del futuro

Con Emirates, Etihan y Turkish Airlines como aerolíneas de bandera, estos países de Oriente Medio se preparan para convertirse en un hub mundial.
 
Si has probado a reservar un vuelo entre cualquier país europeo y Asia u Oceanía, seguramente hayas podido comprobar cómo en la lista de los más baratos aparecen aerolíneas como Turkish Airlines, Emirates o Etihad Airways. Compañías aéreas de las que hace unos pocos años apenas habías oído hablar y que rápidamente se están convirtiendo en la opción preferida en rutas de largo radio, para desgracia de los clásicos operadores como British, Air France-KLM o Lufthansa.

Los números son espectaculares. En 2000, Emirates, con sede operativa en Dubai, transportó a 4,7 millones de pasajeros; en 2012, la cifra había crecido a los 34 millones de pasajeros. Etihad, creada en 2003, alcanzó los 8,3 millones de pasajeros en 2011. Y Turkish ha doblado en un lustro sus estadísticas: pasa de 17 millones en 2006 a 32,6 millones en 2011.

Aviones de Turkish Airlines

El por qué del éxito de estas nuevas aerolíneas incluye diversos factores. En primer lugar, estas empresas centran su estrategia en los vuelos de largo radio, siempre más rentables que los de corto recorrido. Además de ser más rentable, el "long haul" no ha sufrido la competencia de las compañías low cost, que tanto daño han hecho a las grandes marcas de bandera en Europa.

Segundo, aprovechan su estratégica ubicación geográfica para unir Europa y África con Asía u Oceanía, donde se incluyen países con grandes economías emergentes como India o China. Hacer una escala en Dubai o Estambul "pilla de paso" y apenas retrasa la duración total del vuelo, amén de conectar destinos donde no es posible el vuelo directo.

Tercero, estas nuevas aerolíneas han llevado a cabo una agresiva campaña de adquisición de nuevos aviones. No sólo tienen la flota más moderna (y que menos combustible consume) con varias unidades del A380, tienen también la más lujosa: ya vueles en econony, business o first, el servicio está siempre un peldaño por encima de las compañías clásicas con más entretenimiento a bordo, más espacio personal en el asiento, o más peso de equipaje facturado gratis.

Cuarto, aprovechan unos menores costes laborales en países como Turquía o los Emiratos Árabes para conseguir maximizar la rentabilidad, con plantillas con menor antigüedad, más flexibles y más baratas.

Por último, suelen beneficiarse de importantes subvenciones a nivel gubernamental o exenciones de impuestos y tasas. Varias aerolíneas europeas han denunciado ya estas prácticas, aunque las empresas las han rechazado, negando tener ningún beneficio fiscal por parte de los Gobiernos.

Aeropuerto de Abu Dabi

Sea como fuere, la consecuencia de este nuevo apogeo en la aviación es la creación de nuevos y enormes aeropuertos en Dubai, Estambul o Abu Dabi, capaces de soportar los millones de pasajeros en tránsito y, de paso, suponer una importante fuente de ingresos para las economías locales.

Dubai, Estambul y Abu Dabi: la competencia de los nuevos mega aeropuertos


Con cifras publicadas hasta mitad de 2012, el aeropuerto de Atlanta (Estados Unidos) es el más grande del mundo con cerca de 100 millones de pasajeros al año. Pero la competencia viene pisando fuerte: en 2008 el aeropuerto El Ataturk de Estambul no aparecía en el ranking de los 40 mayores aeródromos del mundo, mientras que en 2012 es ya el vigésimosegundo con un crecimiento del 19,8% en el último año. El de Dubai se coloca como el undécimo del mundo, con un crecimiento del 12,5%.

Nuevo aeropuerto de Dubai

Pero los objetivos de estas tres ciudades son mucho más ambiciosos para el futuro cercano. Dubai abrió a mediados de junio de 2010 el nuevo Al Maktoum International Airport. Todavía un embrión de lo que será en un futuro, alberga ya algunos vuelos comerciales. Pero lo gordo está en construcción. Este nuevo mega aeropuerto contará con 5 pistas, 3 terminas, hoteles, centros comerciales y más de 100.000 plazas de aparcamiento. Estará conectado via alta velocidad con el actual aeropuerto de Dubai y permitirá asumir más de 160 millones de pasajeros al año, sobrepasando con creces la actual capacidad del aeropuerto de Atlanta. El proyecto está denominado como "el aeropuerto más ambicioso del mundo" y actualmente se encuentra en la fase 2.

Hace apenas una semana el Gobierno turco anunció su intención de no dejar que Dubai tenga el aeropuerto más grande del mundo con la construcción de un nuevo aeródromo en Estambul. El proyecto ya está aprobado y contará con seis pistas, una más que el de Dubai. Las estimaciones iniciales hablan de una capacidad similar a la de sus rivales y permitirá la expansión de Turkish Airlines con nuevas rutas. El nuevo aeropuerto también se construirá por fases y está previsto que comience a operar en verano de 2016. Para 2017 sería capaz de transportar a 90 millones de viajeros y debería estar completamente terminado para unas hipotéticas olimpiadas en 2020, siendo Estambul ciudad candidata.

Aeropuerto de Dubai

Por último, pero no menos importante, se encuentra el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi, que también lucha por ser el más grande del mundo. Ya operativo, con dos pistas y una capacidad de 12 millones de pasajeros al año, dispone de múltiples planes de expansión. Estrenará en 2014 una nueva terminal, bautizada como Midfield, que irá progresivamente elevando la capacidad operativa del aeropuerto. Se estima que podrá aumentar en 50 millones de pasajeros en los próximos 4 años, alcanzando los 62 millones de pasajeros. Aún lejos de sus otros tres rivales, el fuerte crecimiento de Etihad Airways rivaliza además con Emirates, las dos con sede en los Emiratos Árabes Unidos. En julio de 2003, un real decreto dictó que Etihad sería la nueva aerolínea de bandera del país en detrimento de Emirates, y ahora las dos pelean entre sí por conseguir el mayor tráfico de pasajeros.

Ante estos nuevos rivales, parece que sólo Londres y British Airways (IAG) están dispuestos a plantar batalla. La capital británica lleva estudiando desde hace tiempo la construcción de un nuevo aeropuerto en el estuario del Támesis como alternativa a Heathrow para vuelos de largo radio, aunque la idea no termina de cuajar, sobre todo por la falta de capital para financiar los 50.000 millones de libras que costaría.

En el resto de ciudades europeas parecen estar más preocupados por subsistir en plena crisis económica que por crecer y atraer a nuevos pasajeros. Sirva como ejemplo el nuevo aeropuerto de Berlin Brandenburgo, que debería haber abierto en 2010 y que recientemente ha vuelto a retrarse hasta 2014, pese a que "sólo" tendrá una capacidad de 24 millones de pasajeros al año.
Juan Marcos | 29 de Enero de 2013